Podríamos definir al Scrum como un proceso ágil y "elástico", donde un grupo de personas cumplen ciertos roles y funciones para lograr el mejor resultado en un proyecto. Entre los rasgos que se destacan, la flexibilidad, los resultados anticipados, la productividad y la calidad son los puntos fuertes. Cabe resaltar, que en esta metodología no hay un jefe, por el contrario, es un equipo auto organizado.

 

Explicando el Scrum con un caso específico


Para poder explicar mejor esta metodología, presentaremos el siguiente caso:

Un cliente se contacta con una agencia que desarrolla aplicaciones móviles y este requiere una aplicación que cumpla la función de entregar compras escolares a domicilio. El primer paso vendría a ser la reunión entre cliente y agencia, la cual apuntará la idea de su cliente y desglosará el proyecto en distintas secciones importantes llamadas sprints. Además, se nombra a un Scrum Master para que sea el encargado de calcular un aproximado de la duración del desarrollo de la app.

Luego, el equipo de desarrolladores se reúne para revisar cada sprint del proyecto y estimará un tiempo y presupuesto. Luego el cliente y/o los desarrolladores ordenarán por importancia cada "sprint" que se harán. ¡Pero eso no es todo! También se desglosa cada "sprint" para que todos vayan trabajando al mismo tiempo y realizando tareas más prácticas. Cada vez que se termina un sprint se presenta lo avanzado al cliente para que vea el avance. Finalmente, cuando el proyecto es finalizado, el equipo se reúne para analizar lo ocurrido durante cada sprint.

La idea es evitar a toda costa el trabajo por "cascada", que se caracteriza por las fases excluyentes de un proyecto, el cual no puede avanzar si es que una fase anterior no ha sido completada, ralentizando la velocidad de trabajo.

 

¿Cuáles son los roles en el método Scrum?


1) Scrum Master:

Es el encargado de aliviar o eliminar las diferentes trabas que se pueden presentar en el camino. Además, se encarga de ver que todo el proceso va por el camino planeado.

2) Equipo:

Cada miembro del grupo tiene diversas funciones según el proyecto. Se desglosa las tareas en pequeñas partes para así acabar partes concretas e ir avanzando ágilmente.

 

Sobre las reuniones


Las reuniones iniciales y durante todo el proyecto no deben ser muy largas. Aquí se debe hablar concisamente sobre cómo va el proceso, cuáles son las trabas que existen y cuáles son las nuevas funciones que serán asignadas para agilizar el proyecto.

 

¿Cuáles son los beneficios del método Scrum?


Los beneficios de la metodología Scrum son los siguientes:

1) Mejor calidad:

Al disgregar cada minientregable del proyecto en sprints, eso permite detectar errores, bugs y demás contratiempos en el momento justo, antes de que se vuelvan costosos y difíciles de arreglar. Mientras más tiempo pase en el proyecto, cada cambio consumirá más presupuesto y disminuirá la moral del equipo, influyendo directamente en la calidad del producto final.

2) Mejor retorno de inversión:

Es sencillo, mientras más rápido y mejor termines un proyecto, tendrás más tiempo para recuperar tu inversión. Reducir el famoso tiempo de salida al mercado no tiene por qué sacrificar calidad de trabajo. Es aquí donde las metodologías ágiles relucen frente a los procesos tradicionales.

3) Reducimos los riesgos:

Nadie usa algo que no le agregue valor a su vida, ya sea resolviendo una necesidad o contribuyendo a la mejora de algo ya existente, a estos últimos se les llama productos vitamínicos. Al tener un mejor control del proyecto y complementando la metodología con Lean UX, podremos crear algo que realmente tenga valor para los usuarios. ¡La clave está en adaptar tu propia metodología a tu realidad!

 

En resumen


La metodología Scrum es altamente flexible, ya que la lista de sprints pueden ser modificadas en el transcurso del desarrollo del proyecto por diversos motivos que se tengan. Otro punto es que al trabajar por partes pequeñas y comenzar por las más importantes, es más fácil poder detectar problemas a futuro que tal vez puedan presentarse. Además, todo el equipo puede aportar ideas para solucionar los problemas. ¡De esta manera ganamos todos!